ATRÁS: FOTOS

(Página 3 de Fotos de FOLGOSO)


 

Seguimos con más fotos de la quedada para adecentar un poco La Presa, el día 14 de julio de 2015.

 

(También hubo tiempo para pasarlo bien)

 

Algunos aún echaron un partidín en el pabellón...

 

(Ésta nos la pasa Kanki)

 


 

El 24 de julio de 2015, la cuarta etapa de la XXVI Vuelta Ciclista a León salió de Folgoso de la Ribera.

( ^ Ésta la tomó Luis Barreiro Piñuelo)

Tras una vuelta por Rozuelo, Villaviciosa de San Miguel y La Ribera de Folgoso, volvieron a pasar por Folgoso de la Ribera y ya siguieron por Boeza para finalizar la etapa en el Castillo de Cornatel.

 


 

Teníamos mejor pozo que nunca, pero peor acceso al agua que nunca... y el 24 de julio de 2015 quedó solucionado el problema con esa escalera metálica.

...y desde el 2 de agosto más aún.

 


FOTOS DEL MEDIEVAL 2015, AQUÍ


 

Un inciso informativo

Me encantaría poder decir que nuestra querida fuente de Ciñales tiene un agua fantástica, pero no es así al menos para consumo (no sé si tendrá otras propiedades, como para la piel). En su análisis básico no da bacterias, pero dado el rastro que deja se analizó también su contenido en Hierro y Manganeso... y el resultado es de nada menos que 7.600 microgramos (7´6 mg) por litro de hierro (y no es recomendable que tenga más de 200) y 870 (0´87 mg) de Manganeso (no es recomendable que tenga más de 50).

Las necesidades diarias, para una persona adulta, de Manganeso son de solo unos 4 miligramos y las de hierro de unos 20 mg. Una dieta normal proporciona suficiente cantidad de ambos minerales, y su exceso es perjudicial. Así, con un consumo ocasional del agua de Ciñales tampoco es que pase nada, pero está desaconsejado su consumo habitual (contiene casi cuarenta veces más de hierro y casi veinte más de manganeso de lo que puede tener un agua para considerarse potable).

 


 

(21/8/2015)

 


 

ESPECIAL JESUSÍN 2015

 


 

(Pinchando en el cartel, el programa)

La Asociación Folgosina (paellas, una de ellas vegetariana, y bar) y el Coro Pin Pin (puesto con dulces y actuación) también tuvieron su hueco.

(Foto de Mayka Vega Vega)

 


 

(Foto cortesía de Héctor Keudell)

El 25 de septiembre de 2015, cuando se cumplió un año del fallecimiento de Manuel García Viejo por ébola, se le homenajeó en la plaza del Ayuntamiento. Se sustituyó el descuidado estanque con peces (que por supuesto no se mataron sino que se trasladaron a otro lugar), por un jardín en que plantamos un olivo, símbolo de la paz. Además, presidiendo el jardín, se colocó un monolito de granito con placa en acero en memoria del misionero. La idea inicial era poner su nombre a la plaza, pero la propia familia nos pidió algo más sencillo; como sencillo era el homenajeado, que nunca buscó clase alguna de protagonismo... sin embargo, creemos que es importante que una sociedad valore a sus grandes personas, como lo era Manuel García Viejo por su humanidad.

 

Anterior página

Siguiente página