< www.eticariana.com.es


 

A continuación, un acercamiento a la dieta eticariana, previo a la publicación del libro "Cocina Eticariana" (2015):

 

< (Ver Ensayo "La dieta eticariana", el germen de este concepto... aunque ya algo obsoleto)

(Comentarios sobre LIBROS y DOCUMENTALES recomendados... aunque habría que añadir otros como "Racing Extinction")

Anexo - Resumen de "La dieta eticariana":

Dieta eticariana

La dieta eticariana es, básicamente, una dieta en la que se reduce (al mínimo que podamos) el consumo de productos animales, y a los pocos que se consuman se les pone la condición de que procedan de agricultura ecológica o pesca sostenible. Lo que se busca con esta dieta es hacerla más apetecible que una dieta vegetariana estricta (que mucha gente ni piensa en hacer porque la encuentra muy restrictiva) y más respetuosa que la normal o incluso la vegetariana tradicional que admite por ejemplo huevos y leche... donde aún puede haber mucho sufrimiento si por ejemplo los huevos no son al menos camperos.

Es importante señalar ya mismo que una dieta así no es más cara que una normal, ya que los productos de ganadería ecológica y pesca sostenible son más caros pero la primera premisa es reducir el consumo de productos animales... e incluso los productos animales normales son más caros que los vegetales. Es decir, que una dieta así bien puede ser incluso más barata que una dieta normal porque se basa en Vegetales que son más baratos que los Animales, con la ventaja además de que lo que comemos será de calidad y sabor superior.

Cada vez tenemos más información al alcance para saber realmente lo que comemos y, aunque esta dieta propuesta no es perfecta como pudiera serlo el veganismo (prescinde de todo producto de procedencia animal), al menos puede servir para reducir nuestro impacto en los animales si no somos capaces de hacernos veganos que es la meta.

¿Por qué debemos tener consideración con los animales? Por moral, pues son seres con capacidades como sufrir y otras incluso superiores a algunos humanos como los bebés o personas que por desgracia padecen graves problemas. Si un animal tiene Ojos para Ver, Estómago para Digerir, ... ¿De dónde deducimos que su Cerebro no está para Pensar y Sentir?

Y también por nuestra propia salud, pues los animales criados de forma intensiva (aunque nos los pinten felices para que compremos sin remordimientos) son sometidos a un terrible estrés por el que generan sustancias perjudiciales, o se les introducen sustancias para mantenerlos o aumentar su producción que son nocivas. A muchos de estos animales no se les permite satisfacer ni sus más básicas necesidades como estirar las alas o caminar. Si lo pensamos, es intolerable.

¿Seremos más infelices con esta dieta, por prescindir de sabores que nos gustan? Si nos persuadimos de lo que supone comer animales, no solo no estaremos insatisfechos con la dieta Eticariana, Vegetariana o Vegana sino que, precisamente, estaremos contentos con nosotros mismos porque estaremos actuando de acuerdo a lo que entendemos como justo; perdemos unos sabores pero ganamos otros y, sobre todo, ganamos dignidad.

 

En el ensayo "La dieta eticariana" presento un primer acercamiento a esta dieta, aunque estoy más conforme con esta página (y aún más con el libro "Eticarianismo") porque he ido ampliando conocimientos.

En cualquier caso, en libros como "Liberación animal" (Peter Singer; 1975 primera edición - 2011 edición actualizada), "El triunfo de la compasión" (Jesús Mosterín, 2014) o "Animales, la revolución pendiente" (Silvia Barquero, 2017) encontraréis mucha información real sobre el tema, no endulzada por intereses comerciales (Aquí hablo sobre los dos primeros libros [bembibredigital.com, por ejemplo, también publicó este documento]). También os recomiendo el documental "Earthlings" (Shaun Monson, 2003), una especie de terapia de choque para que os suméis al eticarianismo, vegetarianismo o veganismo. E interesantes, aunque con algunos aspectos discutibles, son también los discursos de un activista llamado Gary Yourofsky.

Escuchad este Vídeo (en el grupo de iconos de abajo a la derecha del vídeo, tenéis a la izquierda el icono de subtítulos), con alguna mezcla de ironía y datos reales que puede servir para que algunas personas se agarren a eso para rebatirlo... pero que no deja de ser un gran discurso: https://www.youtube.com/watch?v=uQCe4qEexjc

 

(AQUÍ, por ejemplo, tenéis el documental Earthlings; está también gratis en otros sitios de internet)

También es interesante "Unity", presentado como una segunda parte de "Earthlings" aunque no tan recomendable. Os paso enlace a dos fragmentos de este documental que posiblemente sean los mejores: : Esperando su turno   -   Madre-Hij@

 

 

A continuación, algunas directrices de consumo... recordando que, si es posible, la meta es hacerse vegano:

 

### La leche (y lácteos, aunque sin obsesionarse porque puede ser realmente difícil encontrar ciertos productos libres de lácteos o con lácteos de ganadería ecológica), de ganadería ecológica o, mejor, alguna de las "imitaciones" vegetales si os gustan (soja, arroz, avena, ...).

La leche de producción ecológica no es lo perfecto a los efectos que tratamos, pero hay importantes diferencias con la producción intensiva que, si no somos capaces de prescindir de la leche, nos "permiten" optar por ella:

Las vacas tienen acceso a zonas al aire libre, se alimentan con piensos y forrajes ecológicos, las crías pueden mamar durante un tiempo [en la cría intensiva se separa a madre e hijo inmediatamente], se prohíbe suministrarles sustancias químicas excepto si son para curación de una enfermedad, se prohíbe cualquier clase de mutilación al animal, se pone especial atención a que el transporte y sacrificio se hagan con el mínimo estrés para el animal, etc.

Con todo, además, se consigue una leche de un sabor y calidad indudablemente superior.

 

 

### Los huevos, como mínimo camperos (códigos 0 ó 1). Lo mismo para la carne de ave.

(Imagen de huevo.org.es)

 

 

### La carne de cerdo, como mínimo la de etiqueta verde (según normativa aprobada en enero de 2014).

 

 

### Las demás carnes, de ganadería ecológica o no consumirlas.

 

 

### El pescado, de pesca sostenible (es aquella que se considera que se puede continuar indefinidamente: se impide la sobrepesca, se respeta el ecosistema, se limita la captura de especies no deseadas, etc / Ver más detalles)

Nota: Hay otras etiquetas que certifican la pesca sostenible.

Hay que advertir que la acuicultura no siempre es sostenible o atiende el bienestar del animal, pues en muchos casos se tienen peces en condiciones de poblaciones excesivas, o se capturan otros peces de manera no sostenible para alimentar a los de piscicultura.

Por otra parte, hay animales (como los mejillones) que ni siquiera necesitan un certificado de pesca sostenible porque proceden en general de prácticas que no suponen un problema en cuanto a los términos que contempla la dieta eticariana. Incluso, aunque no está claro, no parece que la capacidad de sufrir de los bivalvos y otros animales de abajo de la escala evolutiva esté tampoco tan desarrollada como en los animales "superiores"... ni generalmente la forma en que se los sacrifica es particularmente cruenta.

 

 

###

# Sería incongruente adoptar una dieta así y no tener en consideración otras formas de maltrato animal, por lo que debemos:

-Informarnos en general. Por ejemplo, hay vegetales que también implican serios problemas para los animales; como muchas plantaciones para aceite de palma, que conllevan destrucciones de los ecosistemas donde viven animales como los orangutanes. Además, el aceite de palma es uno de los peores aceites vegetales para la salud... de modo que hay que procurar evitarlo.

-Adoptar en lugar de comprar, o en cualquier caso tratar bien y atender las necesidades de nuestras mascotas (incluyendo de espacio, por supuesto).

-Evitar prendas fabricadas con pieles de animales.

-No acudir a espectáculos con animales.

-No comprar productos testados en animales. Podéis conocer marcas libres de sufrimiento en sitios como "Cruelty Free" (en http://www.gocrueltyfree.org/company incluso tenemos un buscador). En cuanto a la investigación médica con animales, poco podemos hacer y en algunos casos el beneficio que se obtiene parece superar al sufrimiento que causa... pero hay mucho exceso también y debemos manifestar nuestro rechazo a prácticas excesivas, repetitivas o innecesarias (que son muchas más de las que creemos).

-No consumir nada que tenga procedencia de trabajos en los que se explote a personas, forma de producción además claramente relacionada con perjuicios a los animales y al medio ambiente en general.

-Apoyar a organizaciones ecologistas, como Greenpeace, WWF, PETA o PACMA.

-Actuar. Puede ser tan simple como firmar peticiones en redes sociales. Que se note que los animales importan.

-Regalar concienciación: Libros o documentales como los mencionados más arriba, o artículos de los que venden las asociaciones ecologistas. Así, además del detalle que puede servir para concienciar, estamos ayudando a personas que promocionan el ecologismo.

- ....

 

 

###

*Hay que desterrar mitos como que la dieta vegetariana no nos aporta las proteínas que necesitamos. Se basa en que la mayoría de los vegetales (la quinoa es una excepción) no contienen individualmente todos los aminoácidos esenciales, pero ese mito forma parte de la propaganda de la industria que se dedica a la producción animal. Con combinaciones tan simples como legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes, judías, ...) y cereales (pan, pasta, arroz, ...) obtenemos proteínas no solo completas sino más fácilmente asimilables por el cuerpo. Una dieta vegetariana variada y en cantidad suficiente no requiere mayores preocupaciones que, si acaso, no las proteínas sino la Vitamina B12 (es realmente el único componente que se acepta que nutricionalmente podría no aportar de forma suficiente una dieta vegetariana estricta)... motivo por el cual parece aconsejable consumir huevos (camperos o ecológicos, recordad) o leche ecológica al menos... o un suplemento de esta vitamina (se obtiene con bacterias).

También es un mito interesado, de esos que inventamos para justificar el no cambiar, aquello de que con una dieta vegetariana no se obtienen suficientes nutrientes o energía para actividades que requieren esfuerzo. Hay, por ejemplo, varios atletas de élite que son incluso veganos (podéis encontrar ejemplos en internet), pero no tenemos más que fijarnos en unos ejemplos para ver lo lejos de la realidad que está esa afirmación (datos para porciones de 100 gramos, en orden energía[kilocalorías]/proteínas [gramos]/grasas [gramos]/hidratos de carbono [gramos]):

*Lomo de cerdo: 311/16/27/1

*Pechuga de pollo: 145/22/6/0

*Merluza: 64/12/2/0

*Huevo: 162/13/12/1

*Garbanzos: 341/21/5/44

*Pasta: 359/13/2/71

*Almendra tostada: 621/23/53/7

 

Los vegetales ganan a los animales por goleada en nutrientes y energía... y, de paso, así se cae otro mito que también hay quien suelta según le convenga: el vegetarianismo adelgaza. Tanto en un caso como en otro, de lo que se trata es de hacer buenas combinaciones.... Es curioso lo fácil que se acepta la mentira de que la alimentación vegetariana es insuficiente, y las pegas que se le ponen a aceptar la verdad que dicen todos los nutricionistas de que se consume demasiada carne... la gente suele creerse lo que le viene mejor, simplemente. En los vegetales hay variedad para todo; quien quiera justificar el comer mucho animal en alguna deficiencia de los vegetales, se está engañando a sí mismo o simplemente está poco informado.

 

 

###

¿Qué hacer si vamos a un restaurante o nos invitan a una comida? ¿Qué pasa con la caza? ¿Y con las plagas? ¿Cómo alimentamos a nuestras mascotas? ¿Qué hacemos en nuestro negocio, si trabajamos con productos de animales? ¿...?

Naturalmente, nada es blanco o negro sin más... y con esta dieta también surgen controversias.

La dieta eticariana pretende ser algo más o menos fácil de llevar. No es perfecta, pero siempre es mejor comer menos carne y que ésta proceda de animales con una vida más o menos digna, que no hacer nada porque el vegetarianismo estricto nos parece imposible. En esa línea debemos responder a estas y otras preguntas que surjan.

¿Podemos alimentar a nuestras mascotas de forma equilibrada sin recurrir a piensos que contienen animales? Pues puede no ser fácil, porque los piensos veganos no son ni baratos ni accesibles... pero quizás no deba preocuparnos demasiado, porque los piensos para animales usan en general sobras de la producción para personas... no es que se sacrifiquen animales para alimentar a nuestras mascotas, así que de momento es un asunto secundario.

¿Es la caza el equivalente a la pesca sostenible en animales no acuáticos? La caza no es un deporte (nombre que le ponen para adornar un poco la cosa), es salir a matar animales... ahora bien, debemos admitir que bien hecha no tiene porqué ser peor que el sacrificio de animales de granja. Sin embargo, es una actividad violenta y es mejor prescindir de consumir caza porque demasiado a menudo lleva asociado maltrato de perros (para los cazadores, normalmente, un perro no es más que una herramienta), dejar animales heridos o matanzas excesivas o de especies no cinegéticas.

En cuanto a las plagas o animales que nos supongan un peligro, por supuesto que podemos y debemos defendernos... pero tenemos que buscar la forma de defendernos que menos sufrimiento o perjuicios a terceros cause; y lo primero es preguntarse si de verdad tenemos que defendernos o basta con pasar: por ejemplo, he visto a gente tomarse verdaderas molestias en matar pajarillos porque comían las cerezas de sus árboles, para luego coger un solo cubo de ellas que hubiera podido coger incluso con una auténtica plaga.

¿Dejamos de usar productos de animales en nuestro negocio, si se necesitan? Obviamente no... porque solo conseguiríamos perjudicarnos a nosotros mismos, porque quien consume eso se iría a otro sitio y ya está. Los más que podemos hacer en nuestros trabajos es tratar de concienciar y, si es posible, ofrecer también productos eticarianos.

Y en cuanto a la primera pregunta, que supone seguramente la mayor complicación de una dieta así una vez nos hemos acostumbrado a ella... con los amigos es tan fácil como explicárselo antes y, si son amigos de verdad, no tendrán problema en cocinar algo para nosotros con lo que respeten nuestra dieta. Y en cuanto a comer en restaurantes, muchos ya disponen de platos vegetarianos; en los que no, es bueno hacerles saber nuestra forma de comer... que se sepa que estamos ahí para que nos tengan en cuenta. Raro será que en un restaurante no tengan alguna forma de adaptar un plato a nuestra forma de comer; si se niegan, el restaurante no vale la pena.

Y en todos los casos de controversia, una regla de oro: no discutir ni ser pesados. Está bien que expliquemos nuestra dieta y el porqué de ella si se nos da una oportunidad no forzada, porque es bueno si conseguimos que alguien más la siga, pero enfadarse o ponerse pesados con el tema solo puede servir para que igualmente pasen de la dieta y además nos tengan por personas inadaptadas o algo así. Nos encontraremos con personas que incluso se burlarán de nosotros, casos en lo que hay que aplicar aquello de "a palabras necias, oídos sordos"; y tendremos que dar muchas explicaciones y escuchar muchas "disculpas" ilógicas para intentar desmontar nuestra dieta y justificar la clásica... tales como -eso de que a los animales de ganadería ecológica los tratan bien "es lo que dicen"-, como para decirnos que es un fraude, pero solo es un ejemplo más de que la gente está dispuesta a creerse cualquier cosa que respalde su dieta y ninguna que la ponga en duda, pues con ese mismo razonamiento podrían ponerse a decir que el agua mineral la cogen de un reguero, por decir algo, pero eso no lo hacen. FUERZA.

Otro argumento típico para justificar el comer carne se hace diciendo que "es que la vida es así, también el león se come a la gacela y ¿Es malo por ello el león?". Tengo que admitir que yo mismo sucumbí a esa argucia, pero si la analizamos mejor se cae: El león necesita comer carne para sobrevivir, nosotros no; y si es que nos queremos comparar al león ¿Por qué lo hacemos con eso y no con otras costumbres del león?

De todas formas, todos los argumentos pretendo que dejen claro que el veganismo es posible y recomendable, pero no me olvido de que la dieta eticariana que propongo como alternativa admite la carne: pero con condiciones... somos personas, no animales carnívoros, e incluso si decidimos comer carne podemos hacerlo de una forma más civilizada que la que impera.

 

 

###

PD

Creo que al ecologismo le falta moderación. A menudo se quiere empezar la casa por el tejado y por eso a muchos ecologistas se les cuelga la etiqueta de radicales.

Por ejemplo: los ecologistas piden la abolición de toda la tauromaquia en España, y si un político dice de prohibir el "Toro de la Vega" y no las "Corridas de toros" (porque si dijera de prohibir las "corridas" se estaría asegurando de no salir elegido y entonces ¿De qué serviría?), los ecologistas en vez de apoyar la propuesta pasan al ataque criticándolo con un "o todo o nada", en beneficio de quien ha opta por el nada pero ha estado callado....

Y, paradójicamente, se hace un flaco favor a los animales pidiendo lo máximo para ellos, porque la tauromaquia (y lo mismo para otros asuntos como la caza o el especismo en general) en la actualidad es sencillamente imposible de abolir porque hay muchos intereses en ello y, por desgracia, mucha gente que la apoya y la defiende con dinero y poder. Sin embargo, el "Toro de la Vega" sí levanta ya la suficiente polémica como para prohibirlo.

El ecologismo conseguirá mejores resultados cuando sea más inteligente que visceral. Hay que tener en cuenta además que normalmente no se consiguen las cosas con acciones gloriosas de un héroe que cambia el mundo en lo que dura una película... los avances, en la práctica, llevan aburridos procesos. Hay que entender cómo funciona la política y el propio mundo; y no querer ganar la guerra directamente, sin sus batallas.

 

Tomás Vega Moralejo

Septiembre de 2014